LA #TUZOHISTORIA DE LORE MAÑÓN.

February 16, 2017

Mi nombre es Lorena Mañón, tengo 19 años (17 apoyando a los tuzos) y soy de Guadalajara, Jalisco, mi historia comenzó en el título por el campeonato de Invierno de 1999, Cruz Azul vs Pachuca, yo tenía poco más de 2 años, no me acuerdo de lo que pasó pero mi familia me cuenta. El partido estaba empatado, mi familia apoyaba al Cruz Azul y un familiar me preguntó a qué equipo le iba, a lo que respondí que al Pachuca, segundos después caería el gol de Alejandro Glaría.

 

Pasaba el tiempo y por la inercia de lo que me decían en mi familia, yo seguía diciendo que el Pachuca era mi equipo pese a no saber nada del deporte. Así pasaron los años hasta que realmente me acerqué al fútbol ya que a todos en mi familia les encanta, comencé a verlo y mi equipo seguía siendo el mismo, el Pachuca, lo que empezó como una broma poco a poco se convirtió en una realidad.

 

Mis primeros recuerdos del equipo son del Pachuca campeón de todo, del equipo de Enrique Meza que conquistó la Sudamericana en 2006, mis ídolos en ese tiempo eran Calero, Mosquera, Caballero, Chitiva, Chaco, Landín. Sin embargo, los partidos que recuerdo que más festejé fueron en 2007, el 5-2 en el Hidalgo en contra del Houston Dynamo, el campeonato contra el América o el penal atajado por Calero a Landon Donovan, todo eso cuando tenía 9 años.

 

Poco a poco el equipo se convirtió en mi máxima pasión, cada fin de semana era para verlos jugar y esperar la jornada en la que vinieran a Guadalajara para verlos jugar en vivo y poder ver a mi equipo.

 

En la final del 2009 fue cuando sufrí por primera vez por el equipo, la primer final que vi que perdieron, pero con el paso de tiempo me acostumbré a vivir al estilo de #ALoPachuca por lo que ya no dolían tanto. En mayo de 2014 fui al Hidalgo a la final contra León, lamentablemente una derrota más, y más dura por estar presente, pero la camiseta del Pachuca, en las buenas y en las malas.

 

El año pasado tuve la fortuna de viajar a Monterrey a la final y de después de ver un primer tiempo malo para mi equipo, viví un segundo tiempo lleno de emociones y nerviosismo. Una imagen que nunca olvidaré será el balón entrando después del remate de Guzmán, lo recuerdo y me dan escalofríos otra vez. Es por mucho el mejor viaje que he tenido y no me cabe duda que de los días más felices de mi vida, todo gracias a mi más grande amor.

 

Es difícil explicar el sentir que me provoca el Pachuca, es pasión, amor, felicidad y miles de emociones juntas. El gritar un gol, el ganar un partido, el celebrar una atajada, etc., todo forma parte de una pasión que no cambiaría por nada, porque pocas cosas me importan y me alegran tanto como lo hace mi equipo.

 

Cientos de partidos y goles he visto, muchos jugadores y técnicos han pasado por el equipo, pero ni los jugadores ni nadie son mi amor, mi amor tiene un escudo con 11 estrellas y un nombre: Club de fútbol Pachuca, y pase lo que pase siempre estaré ahí.

 

Como dijo el más grande del Pachuca "Si volviera a nacer, defendería a huevo los colores del Pachuca" y yo como Calero, siempre seré tuza.

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

    JUNTOS SOMOS UNA FORTALEZA TUZA

    Please reload

    DESTACADOS